Plataforma

Las tres claves para el correcto despliegue de soluciones cloud

?php the_title(); ?>

El avance del Cloud en el mundo es ya imparable. Aunque Europa todavía va a la zaga en ese camino con respecto a EEUU, ya es una cuestión de tiempo (poco) en convertirse en servicios de uno general en el tejido empresarial Europeo y Español en particular; ya el 50% de las grandes empresas cuentan con algún servicio en Cloud y España ya es el tercer país de Europa con mayor número de empresas que disponen de soluciones cloud.

Lo que inevitablemente trae consigo esta ‘fiebre’ por el cloud, es la ansiedad de muchos fabricantes de software por tener sus soluciones en este modelo ya, simplemente ubicando sus productos en un IaaS (proveedor de servicios de infraestructura como servicio) y empezando a cobrar las licencias como un servicio recurrente. Esto puede no estar mal, pero hay que tener cuidado porque lo más probable es que no se cumplan los axiomas del cloud puro que sí ofrecen las soluciones concebidas desde el principio para funcionar en Cloud:

  • Núcleo de producto que se ofrece a todos los usuarios con una funcionalidad común, junto con más o menos capacidades de personalización, que evoluciona sin necesidades de migraciones individualizadas.
  • Arquitectura escalable que permite ir creciendo la infraestructura en función del crecimiento en usuarios y en servicios ofrecidos. No olvidemos que la clave del servicio cloud es poder ofrecer una disponibilidad adecuada y garantizada mediante un SLA.
  • Estructura de datos que permite la escalabilidad y la integración con servicios terceros. Uno de los problemas que se producen con tantas aplicaciones de nicho que se empiezan a usar en la nube es la capacidad de conectarlas entre si para no encontrarse con un puzzle inconexo de aplicaciones.

Así, cada vez toman más fuerza las plataformas de soluciones como servicio (PaaS) y los Cloud Service Brokers, integradores de soluciones cloud para dar soluciones integrales a las necesidades de evolución de las organizaciones.

El cloud es el futuro, pero hay que construirlo sobre bases solidas que dispongan de la flexibilidad y escalabilidad que exigen hoy en día los negocios, por su constante evolución y más en la coyuntura económica mundial en la que nos encontramos.

Ya parece que se ve la luz al final del tunel y las empresas ya no están dispuestas a realizar enormes inversiones en sistemas de información, infraestructuras y grandes equipos humanos de mantenimiento. Lo que se necesitan, son soluciones flexibles y escalables que no hipotequen el futuro y que permitan gastar en función del uso que se hace de ellas.

El mercado cloud ya está preparado para ello y cerrar definitivamente un ciclo y comenzar otra forma de concebir el software de gestión empresarial.

¿Comenzamos?

Valora el artículo:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 valoraciones, media: 5,00 sobre 5)
Loading...
Juan Conde Juan Conde Socio CEO Ver más artículos de Juan Conde

¿Y tú qué opinas?

Posible error

Otros artículos de la categoría Gestión empresarial

Nuestra web utiliza cookies. Ponemos en tu conocimiento que algunos de tus datos pueden ser archivados. Si quieres saber más haz click aquí