Plataforma

¿Cómo se calcula el precio final de los artículos en un eCommerce, ERP o SGA?

?php the_title(); ?>

Seguro que te estarás preguntando: ¿En serio hace falta un post sobre el precio de los artículos en los eCommerce? Y claro, mi respuesta será: ¡Por supuesto! Por que en el precio final no solo se añade el IVA, hay otras variables que pueden modificar el precio ya sea al alza o a la baja. Vamos a empezar por el principio: el  precio unitario.

Precio unitario

Es el precio inicial del artículo sin impuestos, el que indica el comerciante para una unidad. Se suele obtener sumando al coste de fabricación el margen de beneficio. A partir de aquí comenzamos el cálculo del precio final.

Coste de manipulación

Es el coste que tiene para el comerciante manipular el artículo. Actualmente lo podemos ver al comprar artículos perecederos por internet como filetes de pollo, chuletas, etc. Aquellos artículos que requieran un tiempo para su preparación tendrán un coste de manipulación.

Tarifas de cliente

Es un porcentaje de recargo (si es positivo) o descuento (si es negativo) que se aplica en base al volumen de compras mensual, anual o ambos, que haya realizado un cliente. Puede estar vinculado a uno o varios clientes, se puede agrupar por rangos de volumen de compras, y limitarlo a unos artículos concretos. A más compras menor recargo, o mayor descuento. Normalmente suele existir una tarifa “tipo 0”, que tendrá el mayor recargo ( o descuento 0%) y que será la que se utilice por defecto hasta que el usuario se identifique en el eCommerce. En ese momento se recalcularán los precios con la tarifa asignada.

Para una tarifa pueden asignarse excepciones basadas en la condición del artículo, la familia, un artículo concreto, etc. Tendrán un porcentaje mayor o menor al de la tarifa, con lo que el precio variará de un cliente a otro.

Precio base

Al resultado de añadir la tarifa de usuario y el coste de manipulación al precio unitario se le llama precio base, y es el que se utiliza para aplicar los impuestos. Pero antes de eso hay que tener en cuenta otros factores.

Descuento de cliente

Puede resultar algo contradictorio aplicar un descuento a un precio que ya tiene un recargo, y estarás pensando: “Claro, para eso creamos una tarifa con el porcentaje resultante de restar el descuento a la tarifa”. Pero los descuentos de cliente no suelen aplicarse de forma global a un grupo de clientes, si no que se activan bajo ciertas condiciones, y para un único cliente.

Incremento de precio si es urgente

No confundir con el envío urgente. Si el artículo tiene un tiempo de manipulación (o fabricación) medio o largo y el cliente lo quiere ya, se le puede aplicar un incremento al precio para cubrir el gasto que implica priorizar este artículo por encima del resto de pedidos. También se puede dar el caso de que sea un servicio del proveedor para acelerar el envío de los artículos, y puedes extenderlo a tus clientes si quieren pagar ese incremento.

Extensión de garantía

Esta siendo común (sobre todo en electrónica de consumo) disponer de una opción para ampliar la garantía del artículo, por supuesto cobrándole al cliente un sobrecoste en el precio. Puede haber varias extensiones con incrementos del precio diferentes.

Promoción

Las promociones nos permiten aplicar un descuento sobre el precio del artículo que puede ser un porcentaje o una cantidad fija. Las promociones pueden estar limitadas a una familia, una categoría, un fabricante o un artículo; además estarán limitadas en el tiempo. Pueden limitarse también por la cantidad de unidades a comprar, incluso haber varias promociones dependiendo de la cantidad comprada: a más unidades mayor descuento. También pueden ser usadas como una forma de fidelizar al cliente, como por ejemplo cuando es un nuevo usuario. Se pueden aplicar directamente o bien a través de un código promocional. Es posible aplicar una promoción sobre el total del carrito, por ejemplo si supera cierto importe de compra.

Impuestos

Ahora sí, ahora toca aplicar el impuesto correspondiente bien sea el 21%, el 10% o el 4% dependiendo del tipo de artículo.

Esto es lo básico que un eCommerce debe hacer para calcular el precio final de un artículo. Pero hay otras variables que hay que tener en cuenta si se quiere tener un buen ERP/SGA y eCommerce

Otras variables a tener en cuenta y que deberá tener nuestro ERP/SGA

Calcular precios de artículos que no están en stock

Algunas empresas permiten la compra de artículos que no tienen stock en sus almacenes, pero sí disponen de ellos sus proveedores. Lo habitual es que el comerciante indique en el ERP/SGA si un artículo debe tener precio de no stock, e indicar el precio unitario que tendrá (es normal que sea más alto que el precio de stock). Esto hace que un mismo artículo tenga dos precios: el de stock y el de no stock, y permite que un cliente pueda comprar en un mismo pedido el mismo artículo con precio de stock (hasta las existencias disponibles en el almacén del comerciante) y precio de no stock (hasta completar las unidades indicadas por el cliente). En una factura aparecerían dos líneas del mismo artículo pero con precios finales diferentes. También hay que tener en cuenta que, por ejemplo, el precio de no stock puede tener el sobrecoste de “Urgente” pero no el precio de stock.

Ofertas comerciales

Una parte que un buen ERP/SGA debe realizar son las ofertas comerciales: uno o varios artículos con un precio diferente al habitual para un cliente concreto. A la hora de calcular el precio final en una oferta hay que tener en cuenta que el comercial indicará en el ERP/SGA el precio unitario, y el sistema se encargará de realizar todos los cálculos para generar el precio final (coste de manipulación, tarifa de cliente, excepciones de tarifa, descuentos de cliente, urgente, garantía, impuestos). Además se puede indicar un descuento en esa oferta, que se aplicará al precio, justo antes de añadir la promoción.

Clientes exentos del pago de IVA

Esto se da principalmente con las exportaciones a clientes extranjeros fuera de la Unión Europea. Los precios que verán no tendrán IVA. Como caso particular, en España tenemos los clientes de las Islas Canarias, que a la hora de enviar cualquier producto se considerará una exportación. Los clientes dentro de la Unión Europea que estén inscritos en el Registro de Operadores Intracomunitarios (ROI-VIES) también están exentos del pago del IVA. Hacienda, para evitar posibles fraudes realizará una serie de comprobaciones para asegurarse la necesidad de ser incluido en dicho registro, como por ejemplo que un inspector de Hacienda visite la sede de tu empresa.

Precios multimoneda

La oferta comercial o el pedido del eCommerce puede realizarse en la moneda del país de origen, en nuestro caso el Euro. Sin embargo, a la hora de emitir la factura es posible que en algunas ocasiones sea necesario hacer el cambio del precio de Euros a Dólares, Libras, Yenes, Yuanes, etc. Para ello hay que aplicar el valor de cambio del día de emisión de la factura. Pero si el pago de la factura se realiza más tarde, el valor del cambio de moneda también, y a su vez el importe a pagar por el cliente.

Comerciantes especiales

En el cálculo del precio final, además de lidiar con todas las variables anteriores, nos toca tratar con las necesidades especiales que los comerciantes puedan tener en los precios de sus artículos. Por ejemplo, aunque el precio unitario debe ser sin impuestos, hay comerciantes que sí quieren que lo tengan, eso provoca que haya que quitar el IVA correspondiente del precio unitario antes de proceder a realizar todos los cálculos.

Que el precio unitario tenga aplicado ya el IVA es un problema, ya que se han aplicado los impuestos antes de que se calculen el resto de variables que pueden modificar el precio, tanto al alza como a la baja, y que además puede depender del cliente a quien vaya dirigido ese producto. Aunque podemos obtener el precio unitario sin IVA, lo correcto es dejar al ERP/SGA o al eCommerce que lo calcule.

Transporte

Por último hay que tener en cuenta el coste del transporte. Lo normal en un eCommerce es que el cliente decida qué tarifa de transporte desea dependiendo de la necesidad de disponer del artículo más pronto o más tarde. Aunque también es posible que el comerciante tenga su propio transporte y aplique una tarifa prefijada dependiendo de la distancia a transportar el artículo.

Como has podido ver el cálculo del precio final puede ser tan complejo que hacerlo a mano sea bastante complicado controlarlo. Incluso podemos automatizar el precio unitario para un artículo para que aumente o disminuya dependiendo del precio al que se compró al proveedor más el margen de beneficio; o si el artículo tiene un proceso de fabricación se podría generar en base la cantidad y coste de los materiales y las horas de mano de obra para producirlo, más el margen de beneficio.

Lo mejor es desentenderse de todo este proceso y dejárselo al ERP/SGA o eCommerce del que dispongas. Si no dispones de uno o no hace todo esto te recomiendo que visites la página de información sobre Yunbit ERP, Yunbit SGA y Yunbit web & eCommerce.

Valora el artículo:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 valoraciones, media: 5,00 sobre 5)
Loading...
José Miguel Gil José Miguel Gil Desarrollador Full-Stack Ver más artículos de José Miguel Gil

¿Y tú qué opinas?

Posible error

Otros artículos de la categoría Actualidad

Nuestra web utiliza cookies. Ponemos en tu conocimiento que algunos de tus datos pueden ser archivados. Si quieres saber más haz click aquí