Plataforma

Educación, formación y competencias profesionales

?php the_title(); ?>

La LOMLOE o llamada también Ley Celaá, tal como está publicado en la página del Ministerio de Educación y Formación Profesional, aboga por cuatro objetivos fundamentales:

  1. Modernizar el sistema educativo.
  2. Recuperar la equidad y la capacidad inclusiva del sistema.
  3. Mejorar los resultados y aumentar el éxito escolar.
  4. Estabilizar el sistema educativo como pilar básico de las políticas de conocimiento.

Independientemente del significado subjetivo que podamos dar a estos puntos, gran parte del conjunto de la sociedad siente incertidumbre ante estos conceptos y es debate social fundamentalmente que esta reforma vaya en contra de la recompensa, el valor de la excelencia y la promoción del esfuerzo para conseguir resultados académicos notorios para uno mismo y que a su vez reviertan en la sociedad o comunidad.

Ante tantos intereses políticos, ideológicos y partidistas, ha sido interesante la lectura de dicha reforma para poder hablar con cierto criterio sobre la misma.

A continuación, hago un breve resumen de las propuestas más relevantes de la reforma y de cómo podrían afectar a los futuros profesionales; niños, adolescentes y jóvenes que convivirán con valores y condicionantes quizá más laxos que los actuales para desarrollarse como individuos que viven en sociedad; esos que requieren de una educación y formación básica para poder llevar a cabo una conversación coherente, mediante un código (lenguaje) común y un espíritu crítico y reflexivo ante lo que pasa en su entorno próximo.

Educación y formación

Cambios que pueden afectar a las competencias adquiridas por los alumnos y a la posible falta de objetividad en las evaluaciones

1. El castellano no se considera lengua vehicular

Se quita peso al castellano como lengua común, de este modo se favorecerá el éxito de los “nativos” y el fracaso de los alumnos que sufren movilidad a nivel nacional debido al trabajo de sus progenitores o cualquier otra circunstancia que se pueda dar.

2. “Excepcionalmente“, se contempla pasar de curso sin asignaturas aprobadas.

Y se considera excepcional, porque se presupone que se va a aprobar, cuál será el criterio, dependiendo de qué centros y qué profesorado, …

3. Además, “la permanencia en el mismo curso se considerará una medida de carácter excepcional

En lugar de contemplar la permanencia en un curso como algo necesario para la consecución de objetivos y como ayuda a la persona/ alumno que necesita un ritmo diferente, esto también será excepcional.

Si todo es excepcional, qué salida se le da al profesorado para aplicar medidas que favorezcan el verdadero aprendizaje de los alumnos y la responsabilidad y satisfacción del trabajo bien hecho.

El proceso de enseñanza-aprendizaje; es un proceso del individuo, se produce en el interior de la persona y no es mera transmisión de conocimientos. El alumno es el protagonista de su propio aprendizaje y el profesor debe ser el guía o mediador que lo facilite; la madurez del alumno, frente a los objetivos comunes planteados para cada etapa o nivel educativo, será fundamental para la motivación y satisfacción propia.

4. Se realizarán pruebas o actividades personalizadas extraordinarias de las materias que no hayan superado al finalizar el curso de cuarto de Educación Secundaria.

¿No corremos el peligro de personalizarlo todo de tal manera que perdemos objetividad en la evaluación de resultados? ¿Qué es excelencia?¿Qué es talento? ¿Qué perfiles personales – profesionales nos ayudan a avanzar y no a interferir u obstaculizar el bien común?

Difícil de resumir en unas líneas, difícil y controvertido de explicar; pero ¿el “todo vale” y “a todo nos adaptamos” no deslava valores como el esfuerzo, la constancia, el compromiso, la iniciativa o la adaptabilidad; valores tan importantes para el éxito y la felicidad de la persona?

Las competencias profesionales

Y si se supone que en los centros educativos y formativos nos deben ayudar y preparan para ser individuos independientes y críticos, ¿están teniendo en cuenta las competencias profesionales que demanda el mercado y la propia sociedad? ¿No se está promoviendo la cultura de la mediocridad y de falta de dedicación e implicación?

Básicas, técnicas o transversales; las competencias (capacidades, habilidades o conocimientos innatos o adquiridos) son importantes en la vida en general y en el trabajo en particular.

Seamos críticos, valoremos el esfuerzo y compromiso para obtener el bien común hagamos itinerarios formativos para todos pero sin minusvalorar valores esenciales que alaban al individuo y a la sociedad.

Complejo y extenso tema a abordar en un solo artículo.

Reflexionemos…

Valora el artículo:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 valoraciones, media: 5,00 sobre 5)
Loading...
María Cumplido María Cumplido Comunicación y RRHH Ver más artículos de María Cumplido
Comentarios en “Educación, formación y competencias profesionales”
José luis says:

Interesante artículo señora,

¿Y tú qué opinas?

Posible error

Otros artículos de la categoría Actualidad