Plataforma

COVID-19 y tercer sector, adaptaciones para solventar las necesidades de la sociedad

?php the_title(); ?>

El COVID-19 ha afectado a todos los sectores, eso no es una novedad; pero quizá uno de los más dañados ha sido el Tercer Sector.

Qué es el tercer sector

El tercer sector hace referencia al sector de la economía que no es el sector privado de las empresas dirigidas y orientadas a conseguir beneficios económicos para sus propietarios o accionistas; ni el sector público que depende del Estado y se dirige a todos los ciudadanos.

Se trata del conjunto de organizaciones que tienen finalidades de interés social y sin ánimo de lucro.

ONG´s

Una organización no gubernamental (más conocida por sus siglas ONG) es una entidad de carácter privado, con fines y objetivos definidos por sus integrantes, creada independientemente de los gobiernos locales, regionales y nacionales, así como también de los organismos internacionales.

Jurídicamente adopta diferentes estatus, tales como asociación, fundación, corporación y cooperativa, entre otras formas. Al conjunto del sector que integran las ONG se le denomina de diferentes formas, tales como sector voluntario, sector no lucrativo, sector solidario, economía social y tercer sector social, entre otras. (Fuente: http://www.wikipedia.org)

Por qué surgen las ONG´s

Las finalidades que guían la creación de una organización no gubernamental surgen para la mejora del entorno social. Por eso, las ONG´s pueden estar centradas en multitud de áreas de actuación: medio ambiente, cultura, ocio y juventud, actividades sociales, lucha contra la pobreza y la exclusión, cooperación internacional, …

Impacto del COVID-19 en el Tercer sector

Dado que la crisis ha afectado a los sectores más vulnerables, debemos ser conscientes, individualmente y como sociedad, de las dificultades que han sufrido las personas destinatarias del trabajo y tesón de asociaciones y/o fundaciones:

  • Problemas derivados del confinamiento: desatención, pérdida de referentes o problemas psicológicos en personas dependientes o con discapacidad.
  • Problemas asociados a la brecha digital: retraso escolar, falta de conexión a Internet, nos disponer de ordenador, manejo limitado de las herramientas digitales, …
  • Falta de recursos en las personas en situación de riesgo de exclusión o desprotección.
  • Otros muy comunes: soledad, pérdida de empleo, aumento de la pobreza, …

Dichas ONG´s se han enfrentado a un contexto mucho más complicado que el anterior a la crisis; por eso es importante analizar el impacto para poder actuar de manera coordinada y efectiva.

Ante esta situación, y como vamos a ver a continuación, parece que el conjunto del tercer sector ha dado una respuesta positiva a las nuevas demandas de la sociedad.

La Asociación Española de Fundaciones

La Asociación Española de Fundaciones es una asociación privada e independiente de ámbito nacional. Agrupa a 827 fundaciones españolas de las más diversas dimensiones, finalidades y ámbitos de actuación. Es la entidad más representativa del sector a nivel nacional y la segunda más importante en Europa. Su misión es trabajar en beneficio del conjunto del sector fundacional en favor de su desarrollo y fortalecimiento.

Informe: un diagnóstico esperanzador

La Asociación Española de Fundaciones (AEF) presentó en enero el informe El sector fundacional en España: Atributos fundamentales (2008-2019); como indican en su web “[…]el informe muestra no solo la capacidad de adaptación del sector fundacional a la crisis sino también, y sobre todo, la respuesta decidida a las demandas y necesidades de la sociedad española incrementando hasta donde ha sido posible sus recursos económicos y humanos.[…]”

En el enlace al informe están todos los detalles del estudio llevado a cabo por expertos profesionales del sector.

Cómo adaptarnos a las demandas y necesidades de la sociedad

Se trata de afrontar las “dificultades” como “oportunidades para aprovechar el momento, y cuando todo pase, salir fortalecidos:

Podríamos dividir ese cambio o transformación en diferentes pasos:

  • Análisis del punto de partida:
    • necesidades detectadas y añadidas en el periodo de crisis;
    • recursos humanos, materiales o técnicos disponibles o de fácil consecución.
  • Digitalizar o hacer telemáticas todas las tareas y servicios posibles de forma que se facilite la llegada de ayuda, servicio o acompañamiento a los receptores de los programas sociales. En este sentido, además podremos aprovechar este contexto para “enseñar” recursos digitales o telemáticos a los receptores; y ver lo digital como una oportunidad de aprendizaje y mejora de las capacidades profesionales de voluntarios y trabajadores.
  • Medir el impacto de las acciones que hemos llevado a cabo y la eficiencia de las mismas. Normalmente los digital y telemático aporta rapidez e inmediatez de respuesta, aunque en el caso de la atención a las personas, el alejamiento físico empeora la eficiencia del servicio. Por esto mismo deberemos:
    • analizar o positivo que nos ha traído el contexto y cómo lo hemos afrontado;
    • y ver las carencias que detectamos y cómo podemos resolver o reparar las dificultades que impiden ofrecer un servicio de calidad a los usuarios.
  • Crear procedimientos para todo lo que creamos necesario para agilitar el trabajo, dar responsabilidades y evitar duplicar tareas.

Un software adaptado, existe y te puede ayudar

En línea con esto, Yunbit trabaja con varias asociaciones y fundaciones como herramienta tecnológica y recurso de consulta a expertos.

Yunbit ofrece un software:

  • cuya gestión financiera y contable está adaptada al sector fundacional;
  • la gestión por proyectos, que facilita el seguimiento, control y avance de los proyectos;
  • recursos de email marketing y comunicación adaptada a sus contactos;
  • está adaptado a la normativa de protección de datos y confidencialidad;
  • y es modular, flexible y personalizable, es decir, que se contrata solo lo que se necesita y cuando se necesita.

En definitiva, nuestras herramientas pueden ayudar a digitalizar y simplificar tareas, proporcionar un seguimiento más exhaustivo de cada caso o proyecto, aportar informes con datos fiables y en tiempo real, ofrecer una comunicación fluida con los usuarios, etcétera; lo que revertirá de forma directa en los receptores de los programas sociales; pues trabajadores y voluntarios podrán dedicar tiempo y esfuerzo a lo que verdaderamente se necesita no a tareas administrativas ni de gestión.

Valora el artículo:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 valoraciones, media: 4,50 sobre 5)
Loading...
Publicaciones Publicaciones Yunbit Ver más artículos de Publicaciones

¿Y tú qué opinas?

Posible error

Otros artículos de la categoría Actualidad