Plataforma

Lo que nos depara 2021

?php the_title(); ?>

A continuación hacemos una breve reflexión de algunas tendencias previsibles en 2021 tras los acontecimientos vividos en 2020 y cambios que se han producido.

El trabajo

La tecnología y los avances en IA (Inteligencia Artificial) y Big Data van ha transformar el mercado laboral y los perfiles necesarios para este.

El análisis de competencias necesarias para el desarrollo de un determinado puesto de trabajo será esencial para poder planificar correctamente los recursos humanos de cualquier organización.

Los perfiles técnicos y especializados seguirán en auge; y las habilidades tecnológicas, la capacidad de análisis, la comunicación eficaz y trabajo en equipo, así como la capacidad de organización cobrarán más valor que nunca, pues se necesitarán profesionales técnicos con gran capacidad comunicativa e inteligencia social.

Las pymes que no inviertan en tecnología y no se actualicen tienen mayor probabilidad de no sobrevivir ante este cambio. Así que es el momento, si no se hace el esfuerzo, dadas las circunstancias que previsiblemente persistirán en el tiempo, la caída será inminente.

Podemos predecir que la fuerza laboral disminuirá dejando paso a tecnología muy avanzada que sea capaz de realizar análisis y tareas repetitivas mucho más eficientemente que una persona.

Además, la productividad ya no dependerá de un jefe que revise, sino de la capacidad “demostrada” y evidente en la consecución de los objetivos de cada puesto: información objetiva y medible.

En este sentido, ya hay plataformas y sistemas que permiten ver dedicación de tiempo e tareas y medir la productividad de un determinado departamento, sección, área o profesional. Lo importante es definir las KPI´s de la compañía u organización en cuestión.

Por supuesto, el trabajo en remoto o teletrabajo ha venido para quedarse en sus diferentes formas: habitual, puntual, flexible, por horas, etc. En este blog, hemos dedicado varios artículos a un tema en auge en los últimos meses, en el que hemos hablado de normativa, necesidades de empleadores y empleados, beneficios y perjuicios, pues no es un tema baladí.

El tiempo libre

No es de extrañar, que con la pandemia hemos acomodado los hogares para pasar más tiempo en ellos; por lo que muchos hobbies han vuelto a nuestras vidas: lectura, visionado de series o películas, hacer punto,… manualidades o juegos online han sido algunas de las tendencias.

Dado que se ha ahorrado tiempo en desplazamiento a los puestos de trabajo, o en la realización de muchas gestiones administrativas, incluso de salud (telemedicina), podemos dedicar ese tiempo a otros asuntos que satisfacen más nuestra vida familiar y personal.

Por otro lado, el no socializar o mantener el distanciamiento social, ha planteado invertir en elementos tecnológicos (Internet, cursos de iniciación a internet, PC o portátil… televisión de pago por suscripción) que mejoren la calidad de nuestro tiempo libre y de socialización: los aperitivos de fin de semana se convierten en videoconferencias aderezadas con una cerveza y picoteo entre amigos, juegos de mesa online, libros electrónicos, compras online… etc.

El consumo

El consumo es un tema de interés general; si bien es cierto que hemos dejado de consumir muchas cosas relacionadas con la socialización o acercamiento social (restaurantes, bares, tiendas de ropa y calzado); ahora las costumbres de los consumidores han variado hacia productos y servicios diferentes.

Se han vivido momentos de tensión, de solidaridad, de indignación, de tristeza... las emociones, a flor de piel nos han hecho más “humanos” y con ello parece que la forma de ver nuestras vidas también.

Se impone la proliferación de servicios de atención psicológica online para paliar los efectos de la soledad y angustia que estamos viviendo.

Damos más importancia a lo natural, a lo cercano, a lo local… por pura necesidad y por colaborar con esos pequeños empresarios o autónomos que han estado al pié del cañón los últimos meses.

Algunas empresas han puesto en marcha campañas solidarias como la de Amazon y la donación a los Colegios; organizaciones como la AEF fomentan iniciativas hacia la creación de las Fundaciones Comunitarias; y compañías como Google o Microsoft realizando acciones específicas ofreciendo gratuitamente muchos de sus servicios de “conexión digital” durante el periodo más crítico de confinamiento.

Los cambios en el consumo los vemos reflejados a su vez en grandes marcas que han puesto en marcha “productos” más demandados o adaptados al contexto. Por ejemplo, en el sector de la moda, Zara, Mango o HyM han creado colecciones de ropa y accesorios de “estar por casa” más glamurosas que el pijama o el chándal.

La compra online se ha disparado, ya no es raro que las personas más mayores de nuestras familias, que antes eran más reacias a realizar la compra online se decidan por hacerla.

Surgirán más negocios de servicios por subscripción de calidad que facilitarán el día a día de los consumidores ante intereses o necesidades como la compra periódica, televisión y música a la carta, recepción de información actual, veraz y de interés, …

La tecnología

La tecnología en los últimos tiempos ha sido nuestro mayor aliado; el acceso a la información y la posibilidad de relación telemática (o a distancia), han hecho que en esta situación podamos mantenernos comunicados, así como relacionarnos de manera eficiente en diferentes ámbitos (laboral, personal y familiar).

Esto ha sido y seguirá siendo así, ya que la pandemia y la consecuente crisis seguirá necesitando de medios tecnológicos y técnicos para que nuestra forma de comunicarnos, aunque sea diferente, no se contenga y evolucione.

Internet ya es y será un servicio de primera necesidad con el que nos comunicamos, nos relacionamos, gestionamos nuestro tiempo y dinero, realizamos nuestro trabajo y podemos acceder a más información y a un entretenimiento más variado.

La educación ya no será como antes, quizá a la fuerza se han adquirido algunas herramientas y habilidades tecnológicas que ya no van a desaparecer, pues hemos comprobado que funcionan.

Además aparecerán mayor número de herramientas que monitoreen y controlen la propagación del virus; Radarcovid es un buen ejemplo de este tipo de recursos que se pueden poner en marcha para actuar con rapidez de respuesta y evitar males mayores.

La Inteligencia Artificial va a ir ganando fuerza, puesto que puede ayudar a ser mucho más eficiente en multitud de ámbitos.

La protección de los datos

Ahora que la mayor parte de nuestros datos están en la nube, y muchas gestiones con la Administración o empresas privadas se realizan de manera telemática porque es más seguro, además de ahorrar una enorme cantidad de costes directos e indirectos; hay que dedicar tiempo y esfuerzo a que los consumidores o usuarios sientan que su información personal está segura.

A continuación, en los años venideros, se espera dar gran importancia a la seguridad de los datos y protección del usuario; pues un cambio tan drástico como el que se está produciendo no puede llegar sin los sistemas y protocolos de seguridad pertinentes.

El cuidado de la salud

Un tema delicado dadas las circunstancias, en el que los servicios de teleasistencia están en auge pues abaratan costes y permiten llegar a mayor número de personas ahora que la sanidad está saturada.

Si ya estábamos adoptando hábitos más saludables en nuestro día a día debido a la concienciación desde los centros educativos y la propia empresa de tener una alimentación adecuada y hacer ejercicio periódicamente para favorecer que cuerpo y mente estén en situación óptima y mejorar la productividad laboral y la motivación intrínseca; ahora más que nunca, el cuidado de la salud ha adoptado un papel fundamental en nuestras vidas, porque va a definir gran parte de las cosas que vamos o no vamos a poder hacer por precaución con uno mismo y con las personas que nos rodean.

El medio ambiente y lo natural

El cambio climático también es un tema que preocupará. En el tiempo que hemos estado confinados hemos observado cambios … algunos basados o justificados en la disminución de la capa de ozono debido a la inactividad generalizada… ¿recuerdas?

Los recursos naturales empiezan a ser tema frecuente en muchas conversaciones, pues este virus ha traído frases muy típicas como “es que nos estábamos cargando el planeta“…. asumiendo que ha sido la acción divina la que nos ha llevado a estas circunstancias.

Es curioso que siempre hagamos alusión a “alguien” que nos ha debido dar un toque por aquello que ya sabíamos, estábamos haciendo mal.

Aparecen argumentos, como el que alguna vez habréis leído en este blog de Yunbit al promulgar que el cloud computing es además, más ecológico de este modo:

Utilizar los sistemas cloud reduce la huella de carbono de una empresa, ahorrar recursos en la compra de componentes informáticos y reciclar los antiguos tiene un coste mayor… la virtualización puede llegar a reducir el consumo de energía en más de un 60%. En definitiva, menos consumo energético y mayor respeto al medio ambiente.

Lo natural y saludable está de moda; da igual el ámbito… crianza de los hijos, restaurantes, productos precocinados, las dinámicas y cursos que ofrecen las empresas para sus trabajadores, … estamos adquiriendo mayor conciencia de la importancia del cuidado personal.

Conclusión

La situación de crisis por la pandemia ha marcado un hito en nuestras costumbres, intereses y formas de comunicarnos y relacionarnos, lo que va a traer muchos cambios a nivel personal, familiar, social y global.

Valora el artículo:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (4 valoraciones, media: 4,75 sobre 5)
Loading...
Publicaciones Publicaciones Yunbit Ver más artículos de Publicaciones

¿Y tú qué opinas?

Posible error

Otros artículos de la categoría Actualidad